GONZALO

 

foto_gonzalo_front_web.jpg

Gonzalo Fernández Benavides nació en Madrid en 1956. Sus primeros pasos los da en el mundo de la interpretación. Participa en el montaje de la obra "Godspell" en 1975 y un año después, con tan sólo 20 años, participa en la película "La Corea", dirigida por Pedro Olea, junto a Queta Claver, Ángel Pardo y Cristina Galbo.

En 1976 tiene lugar su debut musical en la compañía CBS de la mano de Óscar Gómez, productor cubano afincado en España, responsable de muchos de los éxitos de artistas de la talla de Miguel Bosé, Albert Hammond, Mocedades, Paloma San Basilio, Camilo Sesto, etc. Su primer single se tituló "Lentamente", compuesta por el mismo Óscar Gómez. Una balada romántica con la que se dio a conocer al público y con la que consiguió tener rápidamente una gran cantidad de fans. Le siguió un segundo sencillo, "Sálvame", con dos nuevos temas compuestos por Gómez, que ahondan en esa línea romántica en la que tan bien se manejaba.

Un año más tarde, en 1977, Gonzalo conoce al compositor y cantante italiano Gianni Bella, quien tuvo un rotundo éxito en España ese mismo año con su canción "De amor ya no se muere", con quién comienza a trabajar en su siguiente single, "Mujer de un día", grabado en Milán y con el que consigue entrar en las listas de éxitos.

Su imagen se va haciendo cada vez más popular y es en ese mismo 1977 cuando edita uno de sus discos de mayor éxito, con polémica incluida. Siguiendo en la línea de la canción melódica italiana, y ahora trabajando junto al popular trío de compositores y productores compuesto por Honorio Herrero, Julio Seijas y Luis Gómez Escolar, elige hacer una versión de la canción "Sei bellissima" de la italiana Loredana Bertè. Este nuevo single se tituló simplemente "Bellísimo" y su texto en castellano, al poco de ser editado, fue censurado, lanzándose rápidamente una segunda edición del disco (especialmente pensado para el mercado latino) con unas breves modificaciones en la letra de la canción. Esa pequeña polémica hizo que "Bellísimo" fuera todo un éxito de ventas y de crítica. A la fuerza del texto en castellano se le unía el dramatismo y la fuerza en la interpretación en directo de la canción por parte de Gonzalo. Una de sus presentaciones más comentadas fue aquella que tuvo lugar en el programa de José M. Íñigo "Esta noche... Fiesta".

La polémica siguió a Gonzalo y a la letra de su siguiente single, "El amor nuestro de cada día", una canción de amor de corte italiano, cuya letra resultó ser una adaptación erótica del texto del padrenuestro. La composición y producción del tema corrió de nuevo a cargo de Honorio Herrero y Luis Gómez Escolar. El resultado, a pesar de la intención, no fue el esperado y el single pasó casi desapercibido en un mercado español plagado de nuevos artistas italianos que triunfaban y se adueñaban de las listas de éxitos.

El siguiente single, "Te quiero", editado en 1979, y compuesto y producido nuevamente por Herrero y Escolar, fue su carta de despedida de la compañía CBS.

gonzalo1_web.jpg

Durante ese 1979, Gonzalo retoma su carrera de actor y salta a la pequeña pantalla interpretando a Nico, el hijo de Ismael Merlo y Lola Herrera en la serie de TV "El señor Villanueva y su gente", dirigida por Manuel Ripoll. También participa en el montaje del clásico de Tolstoi, "Historia de un caballo", junto a José María Rodero, estrenada en el Teatro Maravillas de Madrid y dirigida por Salvador y Manuel Collado.
Los tiempos están cambiando y la 'nueva ola' y el fenómeno 'Fans' comienzan a hacen estragos en el panorama musical español. Es la época de Miguel Bosé, Pedro Marín, Iván o Pecos.

Por aquella época (1981) interviene también en un episodio de la exitosa serie de TV "Verano azul" titulado "El ídolo", en el que da vida a Bruno, un joven cantante deseado por las adolescentes. En ese capítulo interpreta las dos canciones que componen su primer single con su nueva compañía discográfica, Zafiro, "Soy como tú" y "Te doy"; single que se editó meses antes de su aparición en dicha serie.

Ese mismo año publica su primer LP "La mitad de mí", en el que Gonzalo se estrena como compositor de cuatro de los temas del disco, del que se extraen dos singles: la delicada "Tanta rutina" y "Flores de papel", lanzado al mercado entrado 1982.
En 1983, y con nuevo contrato discográfico con Hispavox, es seleccionado para representar a España en el Festival de la OTI con la canción "Quién piensa en ti". El popular festival se celebró aquel año en Washington DC y Gonzalo logró quedar en quinto lugar. A pesar de no lograr ser finalista, la canción consigue un enorme éxito, tanto en España como en Sudamérica, y lleva el nombre de Gonzalo de nuevo a las listas de éxitos.
En 1984 sale a la luz su segundo larga duración, "Caminando entre las nubes", muy enfocado hacia el mercado Hispanoamericano, en el que Gonzalo se centrará cada vez más.
Nuevo cambio de compañía y de vuelta a CBS. Gonzalo edita en 1986 su tercer y último LP, "Gigante de papel", lanzado simultaneamente en el mercado americano, donde consigue un enorme éxito. En España "Gigante de papel" pasa sin pena ni gloria a pesar de contener una de las más bellas canciones jamás escritas por Gonzalo y que es la que da título al disco.

Ya en la década de los noventa, Gonzalo se retiró de los escenarios, se dedicó a la producción discográfica a través de su sello propio "El Retiro", donde produjo y lanzó a artistas como el dúo Ella baila sola y el cantautor Javier Álvarez.

 

lily2_web.jpg

TEXTO QUE ACOMPAÑABA A LA EDICIÓN PROMOCIONAL DEL DISCO "BELLÍSIMO" (EPIC, 1977)

EPIC BIOGRAFÍAS
GONZALO - BELLÍSIMO

Bellísimo - Gonzalo... silencio!
Cuando el Silencio se hace canción, hay que guardar silencio. Porque el Silencio es el mejor aplauso para una canción amarga.
Ahora y aquí, el piropo se transforma en un insulto. y el dolor se hace Silencio, Silencio tras la voz de Gonzalo, Silencio tras la orquesta que repite una y otra vez esa palabra que ha perdido su sentido para llegar a ser Silencio.
Silencio roto.
Silencio depurado.
Silencio triste.

Cuando la voz se hace silencio, sólo el alma tiene derecho a hablar. Cuando el alma habla, sólo el Silencio escucha.
"Bellísimo............Silencio!

SÓLO VEINTE AÑOS
Esos veinte años que han pasado desde que GONZALO naciera. Y lo hizo en Madrid. Su infancia no le ofreció deamasiadas posibilidades para dedicarse a lo que llevaba dentro: una vocación artística que, sólo al cabo de los años, podría desarrollar. La escuela, el recreo y hasta un primer amorson cosas que nos unen a la mayoría de los hombres, y GONZALO no podía ser diferente. Recuerdos agradables se unen a otros que prefiere olvidar o que, acaso, no dejaron huella en su mente.

Una vez terminados los estudios, GONZALO se lanza a la aventura de la vida, y aunque en ella continúa, aquella de entonces era más salvaje, por lo menos, en la medida de que se trataba de sobrevivir en una sociedad demasiado competitiva para un muchacho de 15 años. Diferentes trabajos y ninguno satisfactorio del todo, van formando su carácter: nostálgico y soñador, y un poquitín introvertido pero, también, duro a fuerza de golpes y desilusiones. Claro que la esperanza es lo último que se pierde...

LUZ DE CANDILEJAS
...Y esa esperanza se materializa en el anuncio de un periódico que busca jóvenes para trabajar en el musical 'Godspell'. GONZALO no lo piensa dos veces y se presenta. La luz de las candilejas le produce una sensación amiga, como de estar esperándole durante mucho tiempo. Tuvo suerte y se recorrió el país haciendo varios papeles en la obra, unas veces Jesús y otras Judas, indistintamente. Por una temporada, los 'cómicos' se asentaron en Barcelona y GONZALO adquirió la experiencia de vivir sobre un escenario otra vida, la posibilidad de lanzar su voz hasta la última fila del anfiteatro.
La idea de dedicarse por entero a la música empieza a rondar por su cabeza. Un poco más tarde ya es una obsesión y regresa a Madrid, dispuesto a comerse el mundo...

LENTAMENTE, SÁLVAME Y MUJER DE UN DÍA
Pero lo que GONZALO nunca hubiera adivinado es que, al volver a Madrid le esperaba una película y no aquel primer disco que había soñado. Y la oferta del film no provenía de un director cualquiera. Pedro Olea llevaba una trayectoria lo suficientemente prestigiosa como para aceptar a ojos cerrados su oferta. La película era 'La Corea' que, hace unos meses, se estrenaba con diversidad de opiniones, pero con un juicio unánime: la labor de GONZALO sobresalía como una gran promesa y hasta para algunos críticos, "Gonzalo no se merecía esa película". Gracias a esa cálida acogida, su futuro como actor quedaba abierto a nuevas experiencias. Sólo que ahora el cine tiene un rival: la música.

El primer disco de GONZALO, "Lentamente", vió la luz y se escuchó lo suficiente como para ganarse amigos y, sobre todo, muchísimas fans. El siguiente paso ahondó en la línea romántica de sus temas. Con más dramatismo, "Sálvame", su siguiente canción, sumó muchos puntos en el curriculum de GONZALO. Y dada su voz y su imagen, amén de unas dotes de actor demostradas, se piensa en él - también por esas fechas, las de Navidad- para grabar el programa piloto de una serie para los niños y mayores, amantes de los cómics. Aquella experiencia de "Gato" fue muy importante para él por la repercusión popular que tuvo.
Conoce a Gianni Bella, el último descubrimiento de la joven música italiana, y entre ambos surge la idea de grabar juntos un disco, producido por el primero y cantado por GONZALO. "Mujer de un día", grabado en Milán, ofrece a GONZALO la oportunidad de aparecer en algunas listas de ventas. En lugares discretos, cierto, pero apareció. el disco fue lo suficiente fuerte para ofrecer un nuevo avance en su carrera.

BELLISIMO
Y ahora "Bellísimo", provocativo, valiente, sincero, y decididamente definitivo para GONZALO.

bio_web.jpg

FACEBOOK OFICIAL

Free counter and web stats